El Gobierno anunció este martes la aprobación de una batería de medidas porque entiende que pueden ayudar a paliar las consecuencias que está teniendo el aumento del precio de la electricidad, el gas, los carburantes o los productos básicos en la economía de las empresas y hogares españoles. Este tercer paquete de ‘ayudas anti-crisis’ pondrá en marcha nuevas subvenciones, bonificaciones y rebajas que van dirigidos a algunos colectivos vulnerables, pero dejará fuera de estas medidas a la mayoría de los negocios y autónomos que también se están viendo muy afectados por las subidas constantes del precio de la luz, la gasolina y la cesta de la compra.

El Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció en la comparecencia posterior al Consejo de Ministros algunas de las ayudas más importantes que compondrán esta nueva batería de medidas. De todas ellas, sólo hay dos que afectarían directamente a algunos autónomos y pequeños negocios: la extensión de la rebaja del IVA de la factura eléctrica y la prórroga de las ayudas al combustible. En ambos casos, el Ejecutivo ha anunciado que estas medidas quedarán limitadas a determinados sectores. En el caso del IVA, sucederá como hasta ahora y sólo podrán beneficiarse de la reducción los negocios que tengan contratados menos de 10KW de potencia en su local. En el caso del combustible, como novedad, a partir de enero la mayoría de los sectores ya no podrán beneficiarse de las ayudas.

Como ya venía avanzando este diario, la nueva ayuda combustible dejará de aplicarse de forma generalizada para todos los consumidores y se centrará tan sólo en unos pocos sectores profesionales. Según explicó el propio presidente del Gobierno, dada «la evolución favorable de los precios de los carburantes», a partir de enero, las bonificaciones y subvenciones a la gasolina y el diésel seguirán estando disponibles pero sólo para el sector del transporte, la agricultura, la ganadería  y la pesca. 

Concretamente, se establecerán dos nuevos mecanismos para ayudar hasta junio a una decena de actividades que componen estos cuatros sectores: una ayuda en forma de bonificación similar a la que había hasta ahora para los negocios que tienen derecho a la devolución del impuesto sobre hidrocarburos, y otra en forma de subvenciones directas para todas las demás actividades incluidas en el nuevo decreto -como taxis o VTCs- que no se benefician de esta devolución mensual. 

Por contra, miles de trabajadores por cuenta propia que también necesitan su vehículo para desarrollar su actividad, ir a visitar a clientes, comprar el genero o simplemente ir a su negocio, pero no son transportistas, quedarían fuera de esta ayuda. Es el caso de cualquier autónomo, como hosteleros o comerciantes, que pueden necesitar el vehículo diariamente para desplazarse, pero especialmente de algunas actividades como las autoescuelas o los agentes comerciales para los que el coche no es sólo un medio de transporte sino su herramienta principal de trabajo

¿Qué autónomos podrán beneficiarse de las nuevas ayudas al combustible hasta junio?

Según explicó el Gobierno a través de un comunicado oficial, se ha prorrogado hasta el 30 de junio de 2023 la bonificación a los combustibles para el sector del transporte profesional por carretera. La medida aprobada este martes en Consejo de Ministros, se articula en dos fases: la primera contempla un descuento de 20 céntimos por litro de combustible consumido entre el 1 de enero y el 31 de marzo, y la segunda una bonificación de 10 céntimos de euros entre el 1 de abril y el 30 de junio.

Así pues el texto recoge dos mecanismos para calcular y abonar las ayudas de 20 y 10 céntimos de euros por litro a los transportistas en función de si tienen derecho o no a la devolución parcial del impuesto sobre hidrocarburos.

En el caso de las empresas que se benefician de la devolución del gasóleo profesional  la ayuda se abonará al finalizar cada mes de aplicación de la medida, junto a la devolución parcial del impuesto de hidrocarburos, y se calculará en función de los litros consumidos y pagados con las tarjetas de gasóleo profesional, entre otros sistemas.

Así, las empresas de transporte público de viajeros en autobús y taxi, y vehículos de transporte de mercancías por carretera mayores de 7,5 de masa máxima autorizada, que actualmente reciben 4,9 céntimos de devolución por litro consumido, en un pago mensual, como devolución parcial del gasóleo profesional, recibirán junto con esta ayuda la bonificación al combustible. En este caso, será la Agencia Tributaria la que gestionará las solicitudes de ayuda y todas las actuaciones de gestión y control para su tramitación.

Ayudas directas para sectores beneficiarios que no reciben la devolución del Impuesto sobre Hidrocarburos

Por otro lado, se establece un sistema de ayudas directas para las empresas y trabajadores autónomos que no se benefician de la devolución del gasóleo profesional. Los beneficiarios deberán solicitar la ayuda a través de la sede electrónica de la Agencia Estatal de Administración Tributaria entre el 1 de febrero y el 31 de marzo de 2023, que, una vez aprobada, se abonará en un único pago.

La bonificación se calcula estimando el consumo, por tipo de vehículo, en un periodo de seis meses: del 1 de enero de 2023 al 30 de junio de 2023. Así, teniendo en cuenta las diferentes cuantías fijadas para cada trimestre, las ayudas por vehículo para todo el periodo son las siguientes:

 

Sectores como los agentes comerciales denuncian haber quedado excluidos de las ayudas

A pesar de que el Gobierno ha prorrogado las ayudas al combustible para determinados sectores profesionales que necesitan su vehículo para desarrollar su actividad, hay otros muchos como las autoescuelas, los agentes comerciales o repartidores que dependen igualmente de su coche o furgoneta para desarrollar su negocio y que han quedado excluidos.

Precisamente, el Presidente del Consejo General de Agentes Comerciales de España (CGAC), Manuel Maestre,  explicó a este diario que la decisión del Gobierno de retirar la bonificación de 20 céntimos por litro a los carburantes a éste y otros sectores será un golpe para miles de autónomos y pequeños negocios que dependen del vehículo para desarrollar su actividad.

Según Maestre, «el Gobierno demuestra su falta de sensibilidad con muchos colectivos profesionales, entre ellos los más de 20.000 agentes comerciales que usan el vehículo como herramienta de trabajo cada día y se ven golpeados por los costes de los carburantes».

Aunque los agentes comerciales no tienen la consideración fiscal de conductores profesionales ni tienen acceso al gasóleo profesional, la realidad «es que el vehículo es nuestra herramienta de trabajo y nos vemos muy perjudicados, por lo que son necesarias ayudas directas o compensaciones para nuestro colectivo. El coche es una herramienta de trabajo fundamental para una parte muy importante de los más de 20.000 Agentes Comerciales Colegiados de España, que realizan una media de 60.000 kilómetros anuales en sus desplazamientos profesionales a lo largo del año», explicó el presidente de CGAC.

Por ello, esta organización se ha dirigido a las ministras de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño; Transportes, Movilidad y Agenda Sostenible, Raquel Jiménez; y Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, para solicitarles «si no bonificaciones, ayudas y medidas para los colectivos profesionales que se han quedado fuera, como es el caso de los agentes comerciales». También se dirigirá a las principales compañías petroleras, Cepsa y Repsol, para solicitarles un apoyo especial a este colectivo como ha venido sucediendo en los últimos meses, que permita «ayudar a paliar las graves consecuencias del coste de los combustibles»

La rebaja del IVA de la factura eléctrica también excluye a la mayoría de los negocios

Otra de las medidas que aprobó este martes al Gobierno es la extensión de la rebaja del IVA de la factura eléctrica hasta el próximo 30 de junio. Así, el IVA de la luz se mantendrá en el 5% (frente al 10% habitual) durante los seis próximos meses. Con ello se sigue abaratando la factura de la luz por la vía impositiva pero sólo para determinados consumidores.

Concretamente -y como ha sucedido hasta la fecha- sólo podrán beneficiarse de esta rebaja los consumidores con menos de 10 KW de potencia eléctrica contratada. En la práctica, esta condición, dejará una vez más excluidos a la inmensa mayoría de los autónomos ya que difícilmente un bar, una peluquería o un taller van a poder tener tan poca potencia contratada.

Los que sí podrán acceder serán, como hasta ahora, algunas oficinas, despachos o pequeños comercios con muy poco consumo de electricidad.

Generated by Feedzy